Conjunción Saturno-Plutón en Capricornio

Parece que al astrólogo solo se le tiene en consideración en cuanto a predicciones se refiere. Esperamos ansiosamente poder verificar las conjeturas durante los periodos establecidos, pero son pocas las veces que solicitamos su servicio y asesoramiento para poder interpretar o analizar acontecimientos en retrospectiva.
Actualmente salimos de la famosa conjunción Saturno-Plutón que si bien ya se vaticinaba que no dejaría indiferente a nadie ni a nivel individual (dependiendo del área de vida en que se situaría en tu carta astral) ni tampoco a nivel social, parece ser que todo lo que en estos tiempos está pasando nos está costando entenderlo; no olvidemos que esta conjunción planetaria se da en el signo de Capricornio que rige las estructuras, el esqueleto en el que quedaría fundamentada una sociedad, los cimientos y la solidez necesaria para el desarrollo de la misma. Capricornio es un signo terreo cuyo regente, Saturno, se encuentra a “sus anchas” para ejercer su poder combinando sus energías perfectamente hasta potenciarlas y darle su máxima expresión. No olvidemos que tanto Saturno como Plutón han sido tradicionalmente considerados como planetas maléficos, con lo que no es de extrañar que su tránsito y sobre todo cuando van de la mano no puede dejar de generar algo al menos perturbador. Ambos son planetas que requieren tiempo, ya que sus efectos no se van a notar de la noche a la mañana. Saturno es rígido, pesado, seco con tendencia a cristalizarlo todo y hacerlo muy pesado hasta que se asimila, en cambio Plutón es destructivo, transformador, doloroso a la par que regenerador, siempre controlando desde las relaciones de poder. A todos nos ha quedado claro el efecto mas palpable de esta conjunción como ha sido la pandemia del coronavirus a nivel mundial y sus consecuencias inmediatas en la sociedad, pero no hay que olvidar que Saturno necesita tiempo para expresarse y Plutón no siempre va a blanquear toda su obra porque sus dominios están en lo oculto o el submundo. Reinterpretando todo, no podemos desestimar que algo más serio está pasando a otros niveles mas profundos que no quedan patentes, que no podemos solo percibir a simple vista; los procesos de digitalización humana se han visto acelerados, el poder siempre gobierna, normaliza y controla sus intereses estableciendo una nueva normatividad a través del miedo, pero tenemos que estar atentos a la conjunción retrógrada que volverá a haber entre estos dos planetas mas adelante, pues parece ser que el huevo está siendo gestado para lo que está por venir. Ahora no somos lo suficientemente conscientes de todo el cambio profundo que se está realizando en las estructuras de nuestra sociedad, pero tendremos una visión mas clara con el paso del tiempo, con un análisis en retrospección a partir de donde empezó a cambiar todo realmente. Atrás quedan los recuerdos de un mundo analógico impregnado de un romanticismo que desaparece en pos del mundo virtual. ¿Acaso y ya no en un futuro tan lejano tendremos que descatalogar a nuestra querida película “Matrix” de la sección de ciencia ficción?
¡Mucho ánimo!

La luna

La luna en astrología se considera junto al sol un planeta importante de nuestra personalidad, que asociado a la energía femenina o Ying (aquí hacer incapié que en astrología lo femenino o masculino no está necesariamente asociado a un sexo binario “hombre o mujer”) configura nuestra vitalidad emocional como nutriente esencial del alma.
No son pocas las veces que me pregunto qué pasaría en una vida sin este fabuloso astro; ¿sería algo así como un sistema robotizado donde cada uno desempeñaríamos una vida mecanizada?. La palabra “sentir” se borraría de nuestro vocabulario, los afectos serían requisados y sería muy difícil guiarse en la oscuridad. La luna nos otorga toda la magia necesaria para poder transmutar la energía en emociones mediante las que establecer conexiones a un nivel mas interno pero dinámico; al ser ciclos rápidos, es muy probable que la luna nos lleve a pasar por todas las gamas de emociones en un corto periodo de tiempo, desde la alegría mas absoluta hasta la tristeza o la melancolía, quedándose en el mejor de los casos como en las mareas cuando sube y baja en nostalgia o en un gran entusiasmo. Es el planeta con los ciclos mas rápidos de todo el sistema solar, por lo que permite mover una gran amplitud de energía en periodos cortos de tiempo para que en algún punto nos permita conectar o empatizar con los otros, avivar así tanto las impresiones como también las percepciones de nuestro entorno y fijarlas en la memoria a través de una emoción, resistir a una cristalización excesiva de la realidad, y es que el influjo lunar nos anima a fluctuar con el cambio sintiendo la necesidad de iniciar nuevas fases a la vez que damos salida a otras. Esto no quiere decir que el ritmo lunar sea el mismo ritmo para todos, depende pues, de la calidad celeste de la luna tanto en aspectos como en su holgura por los signos que transita. Este bello astro nos afina el instinto ancestral para poder blindarnos ante una situación de alarma o de emergencia, como si de un núcleo materno se tratara, el influjo lunar nos impregna de sensaciones que de manera ineluctable quedarán fijadas a nuestra memoria hallando su máxima expresión en el instinto de protección, que no es otro que el aprendizaje innato desarrollado a través de la epigenética y el aprendido mediante el binomio percepción-sensación configurando un sistema vital de nutrición: patrones que como si de un recuerdo primitivo se tratase y ejecutados de manera inmediata, nos brindarán el alimento necesario a niveles muy sutiles de nuestro subconsciente para así poder tratar de asegurarnos la supervivencia.

Urano

Mi querido Urano (regente diurno de Acuario):
Decirte gracias, muchas gracias
Gracias por orbitarnos, por hacernos sentir auténticos sin miedo a ser diferentes, porque es justo en la diferencia donde nos conectamos dentro de un engranaje superior. La creación de un gran mecanismo requiere poder identificar sus piezas por separado para luego conectarlas. Paradójicamente Urano representa nuestra individualidad original dentro de un marco grupal, donde ya se ejerce un entendimiento transcendental en pos de la comunidad.
Gracias por liberarnos del ego. Aquí si bien nos fusionamos con «el todo o todos» no lo hacemos desde la disolución neptuniana en Piscis a través del espíritu, sino que sería a un nivel de conciencia superior. los egos individuales dan paso a la construcción de un ego universal.
Urano representa «el despertar», es la antena del sistema solar con el universo. Urano nos otorga entendimiento súbito, (por lo que debemos estar muy pendientes de sus tránsitos a nuestros planetas personales) de como todo está infinitamente interconectado. ¿Habrá algo mas liberador que poder entender «ESO»?. Urano es no tener miedo al cambio, si bien las tradiciones aunque muy respetables son muy aburridas para Urano, cambiar simplemente por el mero hecho de cambiar es una experiencia excitante que nos aporta esa parte de novedad, que tanto gusta a Urano, y tan necesaria para poder pegar este salto cuántico evolutivo.
Urano nos anima a descubrir (como el suyo) nuestro propio eje de giro, para desde ahí poder iniciar nuestra propia revolución hacia esa liberación en un nuevo entendimiento mas vasto y con mayor claridad sobre «lo cósmico»; identificar lo original es encontrarse con Urano.
Mi querido Urano ayúdame a despertar y no dormirme en los laureles de la costumbre,
y es que tanta normatividad me aburre y agobia
Porfa

Géminis: la voz a ti debida

Nos adentramos en el último tramo primaveral para dar la bienvenida a nuestro imprescindible genial Géminis: signo de aire que representa el intelecto así como la capacidad de comunicación por excelencia. Quiero romper una lanza a favor de este signo pues no son pocos los que perciben a Géminis como un signo de dos caras, de doble personalidad; en absoluto, los nacidos bajo el influjo de los gemelos tiene un carácter marcado por un fuerte potencial mental que generalmente deriva en una infinita curiosidad por los asuntos mas dispares de la vida. Son los dos hemisferios cerebrales que nos dan la capacidad de poder razonar, elaborar pensamientos para resolver problemas concretos y poder avanzar. El lenguaje en la comunicación a través de los contactos inmediatos con nuestro entorno, divertirnos con ello si se nos permite; no olvidemos que Géminis no quiere entretenerse en profundizar demasiado un área determinada de la vida ni aburrirse como una ostra esperando demasiado, mas bien lo que quiere es conectarse a su entorno a través de comprender su manual de instrucciones, pasarlo bien aunque sea a base de hacer un viaje superficial por la vida en el que en algún punto hayamos planeado sobre todo. Los gemelos nos despiertan una inmensa curiosidad por seguir aprendiendo codificando para luego descodificar en la medida de lo posible, obteniendo el máximo de información posible jugando siempre jugando con todas las fórmulas y posibilidades que nuestra mente nos ofrece porque “ pienso luego existo”.

De la mano hacia diciembre con Sagitario

¿Qué tendrá Sagitario que nos produce tanta simpatía?. ¿No será que aparte de ser uno de los signos mas traviesos del zodiaco es también de los mas honestos consigo mismo y con la vida?; tal vez esa capacidad de confiar en la vida sea la respuesta a un “feed back” donde la confianza que se ha puesto en ella de alguna manera ha satisfecho sus expectativas. La palabra FRUSTRACION no suele formar parte del vocabulario de los nativos sagitarianos, y no es que no tengan sus tropiezos con sus caídas como todos, sino que se reponen fácilmente; su espíritu de la aventura les ayuda a expandirse y a integrar cualquier desaliento como parte del camino donde siempre lo mejor está por llegar. Si la energía está muy marcada en la carta astral en este signo, veremos a personas extremadamente bondadosas, altruistas y muy legales, con un avanzado sentido de la justicia, divertidos y con tendencia a gravitar al pensamiento filosófico profundo. Al verdadero sagitario sus ojos destellan un brillo especial sobre todo en una conversación sobre viajes, otras culturas, aventurarse en el extranjero. La vida es un campo de juego infinitamente lleno de posibilidades donde las reglas están por aprender. Es cuando conectamos nuestro lado animal con nuestra parte mas humana y espiritual: “el centauro”, cuando ya estamos preparados para iniciar el viaje; la conquista de un nuevo horizonte. Aquí no es tan importante la consecución de metas u objetivos (como sería para su signo vecino Capricornio), pues Sagitario se centrará mas en el proceso que se lleva a cabo para alcanzarlos, da un poco igual en realidad el resultado porque lo que mas fascinará a este signo es disfrutar de la aventura que conlleva ejecutar el viaje. Ten por seguro que aunque se trunquen los planes y no lleguen a su destino, en medio del camino tendrán un montón de anécdotas divertidas que contar, de circunstancias y gente nueva que habrá conocido inyectando una nueva dosis de optimismo en su filosofía de vida.
Sagitario necesita ver nuevos horizontes.
¡Bienvenido Sagitario!

Las Parcas: El Destino o Fatum

Es curioso como a día de hoy nos conmueve cuando escuchamos la palabra «El Destino» sobre todo para referirse a una fuerza que actuaría sobre una serie de acontecimientos independientemente de la voluntad humana. Y es que no es para menos, la concepción mitológica para explicarlo es sobrecogedora. Si nos remontamos a la antigua Grecia, ya la creencia en «el Destino» es determinante sobre el desenlace de una sociedad que basaba sus creencias firmemente en los mitos desarrollados a partir de interpretaciones astrológicas, que junto con oráculos y el nacimiento del pensamiento filosófico basado en ideas «preconcebidas», cimentaron la forma de creer, sentir y pensar de una civilización que si bien estaba abocada a desaparecer dejaría un tan ineludible como profundo poso para el desarrollo de generaciones posteriores.
Fueron tres las diosas que en la mitología griega personificaban al Fatum: Clotos, Láquesis y Atropos. Hijas de la diosa primogenia «Nix» o «la noche» que tenía capacidad para engendrarse a sí misma; generalmente se las representaba en forma de hilanderas, de presencia imperturbable ataviadas en sus túnicas blancas infundían un gran respeto y pavor a todos los seres incluidos los dioses. Tal era su poder, que hasta el propio Zeus estaba sometido a sus designios.De ellas dependía el contexto del nacimiento: características físicas, la familia, las condiciones de la vida con sus momentos de tristeza así como de alegría, fortuna y desgracias, longitud y calidad de la vida; inexorable el corte del hilo de la vida que «la parca» dará con sus tijeras de oro en algún punto simbolizando el deceso del individuo independientemente de su casta, raza, edad, logros, o deshonra adquiridos.
Es un hecho fácil de constatar, que el lugar donde nacemos, así como las experiencias tempranas con la familia, junto con la carga genética que ya nos viene dada, sin que podamos ejercer nuestra voluntad para cambiar ninguno de estos factores, determinaran en gran medida un vínculo con la experiencia que será nuestra vida, ¿o acaso no dependen nuestras voluntades, nuestras decisiones, nuestros anhelos, nuestros pensamientos de un interactuar entre las capacidades físicas, psicológicas y espirituales de nuestro ser con el entorno?. No podemos obviar que formamos parte de un macrosistema: el sistema solar, donde nuestra nave es un planeta que llamamos «la tierra» con una órbita «predeterminada» alrededor del sol en ciclos; que si bien no viajamos en esta nave al libre albedrío de forma desordenada, podemos comprender cómo formamos parte de un sistema universal donde tanto sus planetas como sus trayectorias tienden a la armonía perfecta del «círculo» (geometría sagrada). Es aquí donde la astrología nos ayuda a entender como se configura la naturaleza de nuestra energía y con qué experiencias de vida nos conectará en mayor o menor medida; ¿serían las vibraciones de las esferas que son nuestros planetas junto con las estrellas de las constelaciones de la elíptica,en un complejo sistema de engranaje divino, las encargadas de depurar nuestra energía para así poder elevarla a un mayor plano de belleza y perfección?, sería como dice el dicho popular: ¿hay quien nace con estrella y quien nace estrellado?. Decir tiene, que la astrología a pesar de la persecución que ha sufrido a lo largo de la historia lejos de quedar arrinconada sigue mas viva que nunca; que si bien la ciencia y la espiritualidad cada vez irán mas de la mano en esta nueva Era de Acuario, seguiremos buscando respuestas en las estrellas.

Piscis

A mi queridísimo Piscis:

Nos adentramos en el último signo del zodiaco para cerrar nuestro ciclo vital; si bien ya venimos de la toma de conciencia a nivel “humanidad” que nos provoca acuario, es tarea nada fácil en piscis de hacer la labor “de sentirlo”. Que aunque bien no corren buenos tiempos para nuestros piscianos, no nos podemos olvidar que es en este signo donde se produce el proceso de empatizar con el prójimo quedando conectados en un “todo”. Tal vez por eso todos lo que tienen un fuerte influjo de este signo rezuman una profunda compasión ante el sufrimiento ajeno; se siente la necesidad de redimir, es como el Greepeace del zodiaco donde todo la basura que se ha ido acumulando en los ciclos anteriores necesita un reciclaje para poder cerrar antes de marcharse. Pasamos de un plano fisico-concreto a un plano abstracto- espiritual; un último giro de la rueda que debería ser una liberación consciente ante la inminente disolución de nuestro ego quedando a merced del “amor universal”. Piscis se reconoce en todo y en todos, por eso no se abandona a un sentimiento egoísta sin compartirlo evolucionando en algo mucho mas bello, es por eso que aunque nunca sepamos por donde van a salir ni que dirección van a tomar, no conviene que los juzgues ni trates de comprenderlos; ¡tan solo quiérelos!.

¡Feliz Año 2018!

Comenzar un nuevo año renovando la esperanza de nuestro calendario nos aporta una sensación efímera de bienestar. El ritual de festejarlo ayuda a reiniciarse con un célebre optimismo. La energía se prepara para afrontar este periodo marcado por el influjo de Capricornio con nuevas metas que cumplir; alcanzar un objetivo que nos permita tener una nueva perspectiva del horizonte recuperando la autoestima perdida durante los fracasos y traspiés del pasado año, es una tarea que aunque no fácil, corresponde a este signo. La experiencia que nos brinda el tiempo pasado vivido junto con un sentido realista de nuestras capacidades y limitaciones, harán que nos pongamos a trabajar en aquello que está en nuestras manos para que así, «pasito a pasito» podamos alcanzar la cima soñada. Supongo que nadie es tan ingenuo que se proponga llegar a la cumbre de una montaña sin invertir tiempo, esfuerzo y preparación. Seguro que si sacamos las suficientes fuerzas para iniciar un nuevo ascenso a lo mejor puede que no lleguemos este año arriba, puede que nos falte cierto grado de adiestramiento; que no estemos en forma o que no tengamos todos los autensilios necesarios para continuar, pero seguro podremos comprobar sobre todo por nuestra propia experiencia de una forma práctica, qué es lo que nos falta o lo que nos falla. Aprender a darnos oportunidades después de los fracasos, no es sino una forma más de reconocernos en nuestras debilidades para así poder mejorar en la medida de lo posible de una forma realista, tomando cartas en el asunto para ser conscientes de hasta donde podemos llegar acorde a nuestras capacidades junto con todo el esfuerzo que somos capaces de desarrollar. Y es durante el camino, independientemente de los resultados que uno obtenga, donde se adquiere la sabiduría.

«Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino sino
estelas en el mar». A.Machado

Bienvenidos a Escorpio!

Estos días nos adentramos en uno de los periodos mas misteriosos del año; nuestro sol transita el signo de escorpio desde el 23 de octubre al 22 de noviembre. Su tiempo activo de influjo coincide con la conjunción sol-júpiter, con lo que la energía escorpíana se va a dejar notar. Preparémonos pues para dejar que fluyan esas emociones intensas que han estado tanto tiempo sumergidas, dejando que nos regeneren y nos promuevan a un nuevo estado de renacer, dejando atrás todo eso que ya no nos vale; energías depurativas y regeneradoras nos acompañan estos días. Buen periodo para adentrarse en los secretos, lo misterioso, lo escondido y aquello que siempre nos da miedo mirar; en definitiva en «LO OCULTO» o ¿acaso alguien piensa que es casualidad que durante estos días escorpianos se celebre el día de todos los santos, Halloween, los muertos y todo lo que tenga que ver con el MAS ALLÁ?